Llave # 12

Reto Comunicación Saludable

La procrastinación es el pésimo hábito de postergar, aplazar, posponer y dejar para después. Si no sabes cómo dejar de procrastinar, no sólo afectarás tu imagen personal ante los demás, sino que  también perderás relaciones y oportunidades valiosas.

A nadie le gusta trabajar, formar equipo o establecer una relación de pareja, con una persona con la mala costumbre de aplazar las tareas y responsabilidades para última hora. Porque por el camino del “ya voy”, o del “ya casi”, se llega al nunca jamás.

Para saber cómo dejar de procrastinar, es importante revisar cuales son las razones que te conducen a postergar tus tareas y cómo causa daño a tu propia vida y la de las personas que te rodean.

Si pospones tus tareas, bajo el vicio de “dejar todo para después”,  la vida se te convierte en una evitación y una dilación permanente y mal sana, que te impide una Comunicación Saludable con los demás, ya sea en el trabajo o en la vida personal.

Actitudes y respuestas más comunes de los diferentes tipos de procrastinadores:

  • Siempre evitan hacer aquello que saben que tienen que hacer.
  • Prefieren hacer cualquier otra cosa, en vez de lo que deben hacer.
  • El “dejar para más tarde” es un patrón habitual de su conducta.
  • Siempre vacilan y prefieren esperar para entregar su trabajo “hasta que esté perfecto”.
  • Les da miedo hacer el ridículo y por eso postergan lo que quieren emprender.
  • Se distraen con facilidad con los factores externos.
  • Anteponen la diversion a la obligación.
  • Por lo general la pereza les gana a sus decisiones y metas.
  • Crecieron en una cultura de “deje así, que no pasa nada”, y la repiten en casa.
  • Siempre se dan “un ratico más” para pasarla bien y les aburre la disciplina.
  • Una de las respuestas más comunes a las tareas es: “¡Qué jartera –aburrimiento- hacer eso!”
  • Por lo general se auto disculpan con frases como: “Mejor mañana, porque hoy está lloviendo”…. “o hay mucho sol”.
  • Viven ofuscados por “demasiadas tareas” y suelen decir: “no tengo tiempo para eso…”
  • Les cuesta trabajo delegar, se enredan en muchas cosas urgentes, por eso deben posponer asuntos importantes y prioritarios.

Algunas frases  típicas de las personas que no saben cómo dejar de procrastinar y su significado:

  • “¡Qué Pereza!” – Cultura.
  • “Mejor mañana” – Malos hábitos de aplazamiento.
  • “Pero… para qué?” – Desmotivación.
  • “Y qué tal qué?…” – Evitación por miedo.
  • “Empiezo pero no termino” – Falta de perserverancia.
  • “Estoy lleno de cosas en mi escritorio” – Desorden.
  • “No lo botemos, guardemos que de pronto sirve” – Mentalidad de pobreza.
  • “Mejor me meto a chatear en redes” – Enfoque en el placer.
  • “Durmamos un rato más que todavía hay tiempo” – Falta de disciplina –
  • “Esa no es mi tarea” – Falta de responsabilidad – Accountability.
  • “Qué importa, si esto no es mio” – Falta de sentido de pertenencia.
  • “Primero lo mio … después lo demás – Egocentrismo, falta de empatía.
  • “Para qué me esmero si siempre seré un fracasado” – Baja auto estima.
  • Ni lo intento, porque nunca lo voy a lograr” – Programarse para perder.

Consecuencias y efectos fatales de procrastinar

  • Pérdida de la confianza en sí mismo como persona.
  • Daño irreparable a su imagen -marca- personal.
  • Fama de retrazo, inpuntualidad, incumplimiento o entrega fuera del plazo.
  • Pérdida de la credibilidad.
  • Estrés y angustia por el tiempo que pasa, sin avanzar.
  • Malas evaluaciones, testimonios y calificaciones de su labor.
  • Estigma y etiqueta de “postergador”.
  • Estancamiento e Imposibilidad de ascender.
  • Deterioro de la relaciones interpersonales por desánimo.

9 claves para saber cómo vencer la procrastinación

  1. Reconocer su fatal efecto como un enemigo.
  2. Entender los beneficios de superar la dilación:
  • Cumplir tus metas
  • Lograr tus sueños
  • Dicha y satisfacción de satisfacer otros.
  1. Tomar elecciones y decisiones definitivas para el éxito.
  2. Utilizar técnicas para cambiar los malos hábitos y conductas:
    • Conteo regresivo en la mente: 5,4,3,2,1,0 … y !arranco!
    • Programar la alarma para autoregular los límites de tiempo.
    • Realizar tareas de 10 minutos, para que no produzcan pereza.
    • Darse auto premios cuando se logran las metas.
  1. Volver la efectividad un hábito. Usar agendas y chequear que se cumplan.
  2. NO dejarse distraer: ponerle límites al uso del celular y el computador.
  3. Cambiar el deleite de la pereza por el de la efectividad.
  4. Cultivar la automotivación – Dominio Propio.
  5. Volver la pronta respuesta parte de tu marca – branding personal.

Recursos

Si deseas profundizar en este tema y aprender a comunicarte de una manera más asertiva, persuasiva y de alto impacto, te invito a mi curso online gratuito: Comunicación Asertiva y de Alto Impacto.

Para recibir más claves y herramientas como esta, suscríbete en el botón verde al final de esta página. Así llegarán a tu correo los contenidos que escribo cada semana para ayudarte a llevar tu comunicación a un nuevo nivel.