LLAVE # 3   RETO COMUNICACIÓN SALUDABLE

Una persona TÓXICA se reconoce cuando su Comunicación -verbal y no verbal- produce un efecto nocivo y dañino en la salud emocional y en el clima organizacional o familiar de la gente con quien convive día a día.

La persona TÓXICA se comunica enfocada en sí misma. No le importan los otros. Sólo se acerca a ellos cuando le interesan y los necesita como instrumentos estratégicos en el  logro de sus metas. Siempre es una influencia negativa en la vida de los demás. Sea agresiva o pasiva, amargada o cordial, igual es considerada una persona TÓXICA.

EFECTOS de una persona TÓXICA

La Comunicación de una persona TÓXICA se reconoce por los efectos que produce en las personas de su entorno. Puede ser agresivo o pasivo. Aquí te describo algunos de ellos:

  • Absorve la energia de quienes le rodean. Deja a los demás agotados, exasperados o de mal genio.
  • Produce malestar permanente en el ambiente. Acaba con la tranquilidad de los otros.
  • Genera culpa con todo lo que dice. Incluso con sus gestos. Produce un sentimiento de culpabilidad.
  • Disminuye al otro con sus comentarios de crítica, negativismo y queja constante.
  • Busca manipular y se vale de cualquier método para tratar de controlar a su alrededor, con su egocentrismo excesivo. Incluso puede fingir afecto.
  • Mantiene una queja crónica que en la mayoría de los casos está compañada de pesimismo, envidia, agresividad, altanería y soberbia desesperantes.
  • Habla mal de otro a sus espaldas y lo desacredita, aunque de frente le diga cosas agradables, con su habilidad para manipualar las emociones.

 

Frases típicas en el lenguaje de una persona TÓXICA

La persona TÓXICA siempre es impulsada por su inseguridad y su baja autoestima. Utiliza un lenguaje exasperante. Por su sentimiento de inferioridad, habla con frases y preguntas típicas. Aquí te describo algunas de ellas, con su respectiva clasificación. Te ayudarán a comprender un poco más y en forma detallada la Comunicación de la persona TÓXICA y sabrás si eres o no una de ellas:

Baja Autoestima: Te hace sentir inferior, incapaz, insuficiente y mediocre: “Está bueno, pero siento que podrías lograr algo mejor ”

Obstrucción: Su habilidad para obstruir de manera simulada todos tus esfuerzos es impresionante. Sus celos y envidia son crónicos y a veces hasta neuróticos: “No quisiera ser negativo, sólo por aportar una crítica constructiva… ¿Pero no te parece que no está del todo bien? ”

Derrumbe: Intenta tumbar tu ilusión y tus logros. El “pero” es su arma favorita: “Gracias, eres muy amable pero… ¿Es un poco ordinario, cierto? ”

Víctimización: Busca generar lástima por sí mismo, para que le des ánimos. Es un devastador emocional. Te amarra con sus comentarios, para que nunca lo dejes y poder recostarse en tus emociones apabulladas por el pesar: “Claro, pues como yo aquí soy sólo un miserable!… Soy un cero a la izquierda y sin valor”

Defensa: Se defienden cuando realizas una acción con la que no están de acuerdo: : “¡Es increíble!… Tu traición no tiene límite. Apenas puedo creer que te atrevas a hacerme esto”

Manipulación: Acude a su arma mortal: la manipulación y el chantaje emocional: “Pues, si tienes que irte y no tienes otra opción, bien por ti… ¿Pero de verdad crees que lo mejor es  que yo me quede aquí solo, sin ninguna garantía de seguridad?”.

Culpa: Te cobra cualquier favor con la culpa continua: “¡Todo lo que yo me he sacrificado por ti, y…  ¿Así es como me pagas?”

Insulto: Cuenta con la capacidad de despotricar de ti para insultarte. Se vale de tus áreas débiles para echártelas en cara en el momento más oportuno para él y más difícil para ti: “Eres un malagradecido, traidor, falso impostor, mediocre y estúpido. Pareces una “nena” no un verdadero hombre! O “pareces una vieja loca, no una verdadera mujer!”

Evasión: Le parce que todo lo que hace debe ser aceptado. Evade su responsabilidad. Siempre intenta responsabilizar a los demás de sus actos y se defiende: “Es que yo soy sincero, no tengo pelos en la lengua”. “Pues yo soy así, y si no son capaces de aceptarlo, me voy… o “que se larguen”. “Es el colmo que no entiendan mi posición”. “Yo no voy a cambiar ni ceder a mis principios”

Malestar: Si tu realizas alguna acción que no le gusta o no le conviene, trata de influir tus emociones para que te sientas frustrado. Sabe que si logra hacerte sentir desgraciado, evitará que se repita. Es su forma de amenazar tu bienestar: “¡Esto debería darte pena!”

Reparación: La persona TÓXICA realiza acciones desesperadas cuando siente que está perdida y que te saliste de su control.  Puede llegar hasta a llorar a mares o enfermarse. No tolera la “ofensa”, busca a toda costa que tu “repares tu falta”’: “La verdad es que con este mal que me has hecho ya te pasaste del límite. Yo necesito que me ayudes a repararlo”.

Dependencia: Si se ve perdido, puede llegar a convertirse en un dependiente emocional, con una grave baja autoestima. Su valor está sujeto a ti por completo. O a cualquier otra persona. Te manipula con sentencias como: “Tú eres todo lo que tengo en esta vida. Si me dejas me muero”. En el otro extremo se encuentra narcisista psicópata que te dice: “Yo soy todo lo que tú tienes en este mundo. Si te dejo estás perdido”. Utiliza tus debilidades en tu contra para hacerte sentir que sin ellos tu no eres nada y no puedes llegar a realizar nada.

En la próxima entrada de mi Blog recibirás la parte 2:

Cómo tratar a una persona TÓXICA.

¡Juntos podemos construir la Nueva Cultura de Comunicación Inteligente!

Recursos

Si deseas profundizar en este tema y aprender a comunicarte de una manera más asertiva, persuasiva y de alto impacto, te invito a mi curso online gratuito: Comunicación Asertiva y de Alto Impacto.

Para recibir más claves y herramientas como esta, suscríbete en el botón verde al final de esta página. Así llegarán a tu correo los contenidos que escribo cada semana para ayudarte a llevar tu comunicación a un nuevo nivel.

Suscríbete!

Recibe en tu correo las claves y herramientas que escribo para ayudarte a lograr una comunicación asertiva.

Gracias! En tu correo recibirás un mensaje para confirmar la suscripción. Quedamos en contacto…