5 pasos para una comunicación asertiva

Una de las habilidades comunicativas más difíciles de desarrollar es la de saber establecer límites . Llevo más de 20 años en el estudio del tema, como parte de la investigación para crear la cultura de la  Nueva Comunicación Inteligente y, sobretodo, para la aplicación en mi propia vida, tanto en las relaciones interpersonales como en las laborales y de negocios.

Hoy puedo decirte que sí es posible aprender a establecer límites claros para proteger tu terreno emocional, sin permitir el abuso de las personas que, por lo general, intentan manipularte y controlarte con su comunicación verbal y no verbal.

Ante los llamados “piratas” emocionales, en la mayoría de los casos, la gente prefiere asumir una posición extrema: o responde con indiferencia, “para no generar problemas” o reacciona con furia, “para que respeten”. Ambas respuestas son inadecuadas. Mi recomendación es desarrollar la habilidad de una Comunicación Asertiva, que consiste no ser agresivo, ni pasivo. Saber responder SI o No, con dominio de sí mismo y siempre con una firme, determinada y contundente calidez y amabilidad.

Estos son los cinco pasos que necesitas dar para comenzar a establecer los límites saludables y claros y desarrollar la Comunicación Asertiva en tus respuestas:

Paso 1

Asume los límites “antes de”…

No creas que establecer límites es asumir una posición de hostilidad prepotente, “para que no se aprovechen”. Cuando ya tu respondes así, es porque los límites se pasaron. Por lo general, los límites se establecen lejos y  “antes de” que el agresor o el manipulador toque tu terreno y se dispare el detonante de la ira o el desespero.

Paso 2

No respondas igual  

Si no cuentas con la posibilidad de mantener lejos a esa persona, la siguiente acción es: ante sus palabras ofuscantes, no respondas igual o peor que el manipulador, ya sea agresivo o pasivo  Eso sólo empeora la situación y te convierte en un ser vulnerable. Cuando tu devuelves mal por mal, se te devuelve triplicado, con efecto bumerán. Lo mejor es: no respondas. Y si lo vas a hacer, sólo di lo necesario y con tu espíritu apacible, sin dejarte sacar de tu puesto. Lo importante no es tratar de “poner al otro en su lugar”,  sino mantener el tuyo con  intacta dignidad.

Paso 3

Cambia el estado de “dejemos así”

 Si alguien te maltrata, te humilla, te dice palabras agresivas, o te saca de casillas con sus mentiras descaradas, tampoco asumas la posición del polo opuesto: dejarte ofender sin medida, sólo por “no provocar problemas” o por no sentirte culpable, o por miedo a quedarte sólo o sóla, o a no ser agradable. Es verdad que es mejor guardar silencio ante la necedad. Pero cuando se trata de un maltrato reiterativo, que ya se convierte en abuso verbal, puedes estar frente a un tema de dependencia emocional de un abusador.

Paso 4  

Evita la ansiedad de aprobación

En estos casos de dependencia emocional, tu ansiedad por la aprobación de esa persona, puede ser más tóxica aún que su agresión. Por supuesto que si ya se sobrepasaron los límites, necesitas recuperarlos. Para lograrlo, sólo utiliza palabras concretas, directas, explícitas y firmes. Sin excederte y sin perder tus estribos. Puedes cerrar la puerta. Decir NO MÁS. Negarte a la esclavitud emocional. Vivir en paz. Pero ante todo, recuerda siempre que lo importante no es lo que dices, sino cómo lo dices.

Paso 5

Practica la “negociación” inteligente

Incluso puedes ensayarlo con la cámara de tu celular, grabarte y buscar las frases más apropiadas, hasta contar con un glosario completo de mejores respuestas para establecer límites en tu Comunicación Asertiva.

Si practicas estos cinco pasos, no sólo avanzarás en tus competencias comunicativas profesionales e interpersonales, sino que te sentirás mucho más realizado, libre, en paz y feliz.

Aclaración importante: Aunque lo usual es hablar de “poner” límites, prefiero llamarlo “establecer” límites, porque es el verbo adecuado. Además, porque en mis master classes y mi libro sobre Comunicación Escrita, enseño acerca de los “verbos empobrecedores”. El número uno es el verbo “poner”. Los límites no “se ponen”, los límites “se establecen”. Y ese es otro límite que quiero establecer: NO MÁS “poner” por “poner”. No pongamos, sino busquemos el verbo que enriquece más el lenguaje. Pero ese sera tema de un nuevo blog.

Te invito  a que construyamos juntos la cultura de la Nueva Comunicación Inteligente.

Si deseas profundizar en este tema y aprender a comunicarte de una manera más asertiva, persuasiva y de alto impacto, te invito a mi curso online gratuito: Comunicación Asertiva y de Alto Impacto.

Para recibir más claves y herramientas como esta, suscríbete en el botón verde al final de esta página. Así llegarán a tu correo los contenidos que escribo cada semana para ayudarte a llevar tu comunicación a un nuevo nivel.

mac&coffee

Suscríbete!

 

Recibe en tu correo las Claves y Herramientas que escribo cada semana para ayudarte a llevar tu comunicación a un nuevo nivel de Asertividad, Persuasión y Alto Impacto.

 

Gracias! En tu correo recibirás un mensaje para confirmar la suscripción. Quedamos en contacto…

mac&coffee

Suscríbete!

 

Recibe en tu correo las Claves y Herramientas que escribo cada semana para ayudarte a llevar tu comunicación a un nuevo nivel de Asertividad, Persuasión y Alto Impacto.

Gracias! En tu correo recibirás un mensaje para confirmar la suscripción. Quedamos en contacto…

mac&coffee

Suscríbete!

 

Recibe en tu correo las Claves y Herramientas que escribo cada semana para ayudarte a llevar tu comunicación a un nuevo nivel de Asertividad, Persuasión y Alto Impacto.

Gracias! En tu correo recibirás un mensaje para confirmar la suscripción. Quedamos en contacto…