Los altos ejecutivos en las empresas, de todos los sectores, luchan día a día para lograr persuadir, tanto a la gente de su equipo, como a sus clientes -internos o externos- a través de su Comunicación. 

La persuasión real consiste en convencer a los otros con enfoque en su necesidad, no en lo que  quieres que piensen, digan o hagan. Persuasión no es manipulación.

Para desarrollar tus habilidades comunicativas como un directivo organizacional persuasivo, debes convencer desde los elementos esenciales de la persuasión:

#1 Convéncete a ti mismo 

Persuadir es convencer. Pero para convencer, hay que estar primero verdaderamente convencido. No sólo del tema, sino de ti mismo. El paradigma usual es creer que para estar convencido sólo necesitas saberte de memoria el tema. Para convencer, no debes estar basado en lo que sabes. Ese es tu problema, porque si se te olvida, en medio del miedo escénico, te verás inseguro. La persuasión no se fundamenta en lo que sabes, sino en quién eres. Convences desde el ser, no desde el saber. Para convencer, debes mostrar que de verdad estás convencido de ti mismo.

# 2  Convence con lo que dices 

Si no estás convencido de lo que dices, nadie te “comprará” las ideas. Muestra criterio sobre el tema, con opiniones contundentes, con aseveraciones creíbles, con seguridad en cada frase. Aseverar es hablar con afirmaciones. Es afirmar o asegurar lo que se dice. Como ejecutivo convencido debes decir una tesis importante en cada linea de tu presentación, y punto. No vaciles, no dejes lugar a dudas. Tus disertaciones deben generar siempre valor agregado. Deja en el ambiente cuestionamientos con preguntas poderosas, que remueven e impactan a tu audiencia. Necesitas un lenguaje propositivo. De esa manera, inspirarás respeto, credibilidad, confiabilidad y convencencimento.

# 3 Convence con la forma como lo dices 

Cuando te paras frente a un auditorio, no sólo convences con lo que dices, sino con la forma como lo dices. Con el lenguaje corporal -“body language”-. Si tienes una excelente presentación, pero no transmites suficiente presencia de ánimo en la voz, buen volumen, vocalización amplia y una expresión corporal basada en el coraje, puedes perder a tu audiencia. Enfoca la mirada en la pupila de las personas que tienes al frente. Habla con pausas. Respira con calma. No te permitas las muletillas que te bajan de nivel. Camina firme, para que no te veas ansioso. Y por encima de todo, maneja la sonrisa implícita, que te mostrará auto regulado. Entonces, los convencerás a todos.

Un comunicador persuasivo convence tanto a su público, que no sólo lo impacta, lo enamora.

Construyamos juntos esta Nueva Cultura de Comunicación Inteligente -NCI-.

Suscríbete!

Recibe en tu correo las claves y herramientas que escribo para ayudarte a lograr una comunicación asertiva.

Gracias! En tu correo recibirás un mensaje para confirmar la suscripción. Quedamos en contacto…