Otra de las preguntas más frecuentes que surge en la búsqueda de lograr relaciones interpersonales saludables y ser asertivos en nuestra comunicación, es la de ¿Por qué critico tanto?

Resulta que, sin darte cuenta, te conviertes en una persona desagradable, que juzga, señala y habla mal en forma permanente de los demás, por cualquier motivo. 

Lo peor, es que esta forma de criticar por todo, se convierte en casi una adicción, que no sabes como dejar. Por algo el escritor Oscar Wilde dijo: “Resulta de todo punto monstruosa la forma en que la gente va por ahí hoy en día criticándote a tus espaldas, por cosas que son absolutamente y completamente ciertas.”

La definición de criticar es:  “Hablar mal de alguien o de algoo señalar un defecto o una tacha suyos”, según la Real Academia RAE

 La gente suele decir que, al criticar, señalas con un dedo al otro, pero con los otros tres dedos te apuntas a ti mismo. ¡Eso es una verdad impresionante! 

Las causas más comunes de la crítica son: 

  • Necesidad de comparación

Desde niño te han enseñado un mundo lleno de comparaciones extremas. Bueno o malo, feliz o triste, superhéroe o villano… O asuntos como: cuidar el cuerpo es diferente a cuidar las emociones. Ves la vida en blanco y negro. Por eso te cuesta ver las situaciones de una manera más holística -con una mirada más amplia y completa.- 

Por lo general, desconoces los matices de la vida, cuando en realidad está llena de ellos. 

Al comparar, emites juicios de valor basados en las categorías que te han reforzado. Lo bueno y lo malo. Al criticar es común querer exaltar a una persona y subvalorar a la otra.  También puede ser una necesidad de minimizar nuestros errores o justificarlos.

Se logra superar al enfocarte en tu propia vida y ver con compasión al otro. “Nadie sabe la sed con la que vive el otro”… ¿Qué tal si valoras al otro dentro de las diferencias? y te preguntas a ti mismo ¿Por qué critico tanto?

  • Arrogancia- Emitimos juicios de valor

Hemos construido nuestra escala de valores y “debería ser” desde nuestras creencias y experiencias. Nuestra construcción de verdad tiene solo en cuenta nuestra cosmovisión del mundo. Desconocemos miles de perspectivas que nos llevaran a la verdadera realidad. 

Al criticar emitimos juicios. La arrogancia nos lleva a creer que somos quienes tenemos la verdad y estamos en la capacidad de “sentenciar”. Como dice el refrán popular: Vemos la paja en el ojo ajeno, y no vemos la viga en el nuestro.

  • Falta de contentamiento 

¿Ves el vaso medio lleno, o medio vacío? Quienes tienden a ver el vaso medio vacío son más propensos a la crítica. Son quienes les cuesta estar satisfechos. Siempre les falta algo un dólar más… La felicidad no es que no les llegue. En definitiva, no logran ver que está justo al frente de ellos. 

Como combatir este hábito – ¿Por qué critico tanto?

  • Pregúntate 

Antes de hacer cualquier comentario en el que te refieras de alguien puedes realizar estas preguntas ¿Lo que digo aporta/ construye en la relación? ¿Tendría que esconderle a alguien aquello que acabo de decir? ¿Podría herir a alguien si me escuchará? Depende de tu respuesta sabrás si vale la pena decirlo o es mejor callar.

  • Humildad

La llave maestra para dejar de criticar es la humildad. Vernos en las correctas dimensiones. Debemos tener cuidado de no creernos tan importantes. Nuestra percepción del mundo no es la única. Tenemos una pequeña visión de lo que es el mundo. 

  • Gratitud

Generar el hábito de gratitud te cambia el foco, de lo negativo a lo positivo. Dentro de cada situación puedes encontrar algo por lo que agradecer. Además, las personas que agradecen son más optimistas y tienen mayor satisfacción con la vida.

  • Curiosidad

Si hay algo con lo que no estés de acuerdo y estas tentado a criticar. Prende tu curiosidad por conocer la cosmovisión del otro.  Puedes hacer preguntas abiertas, escuchar la posición del otro y cuáles son las creencias o razones. Aprenderás nuevas perspectivas y te enriquecerá ampliar tu mente. 

  • Imagen

Antes de criticar, puedes preguntarte como quieres que te recuerden. Como una persona prudente o quien siempre tenía algo malo por decir. La crítica habla más mal de ti que de quien estás hablando. ¡Porque de la abundancia del corazón, habla la boca!

En mi libro ASERTIVOS, conocerás las 21 claves para transformar tu Comunicación Interpersonal con Inteligencia Emocional y Dominio Propio.

Adquiérelo en @Amazon @barnesandnoble y las librerías de tu país.

Ingresa tu email para obtener el

E-Book

 

Claves para Comunicarte de Manera Inteligente en el Mundo Virtual

Verifica tu email para descargar el E-Book

Ingresa tu email para obtener el

E-Book

 

Claves para Comunicarte de Manera Inteligente en el Mundo Virtual

Verifica tu email para descargar el E-Book

Ingresa tu email para ver el evento completo

 

Encourage Summit 2020

Verifica tu email y da click en el enlace del evento

Share This